Etiquetes

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En esta entrada, la segunda de la serie de la legio (puedes encontrar la primera aquí), trataremos de profundizar en la estructura y la jerarquía militar del ejército romano.  Como en la anterior entrada, advierto de que la legio no siempre tuvo las mismas características dado la amplia franja temporal en la que está enmarcada (S.V a.C-V d.C aprox.), y por lo tanto nos centraremos únicamente en el periodo Alto-imperial, cuando el emperador Augusto impulso una de sus tantas reformas, en este caso sobre el ejército.

Hablaremos de la estructura básica o ideal en la cual se organiza una legio, desde las unidades básicas más bajas hasta su totalidad, teniendo en cuenta así la misma referencia para su jerarquía, de mayor a menor importancia.

Empecemos por una unidad organizativa muy necesaria, no por su importancia táctica a la hora del combate, sino por la capacidad administrativa que representa, esta unidad es el contubernium.

Un contubernium es una agrupación de 8 legionarios que comparten diferentes utensilios como son: la tienda de campaña, un molinillo para hacer pan y una mula que transportará parte de sus equipajes en la intendencia. Además, se reparten las tareas en el campamento, ya que la tienda solo tiene 6 camas, por lo que cada noche 2 legionarios de cada contubernium vigilarán el campamento. Es sin duda una unidad muy dinámica y estabiliza la convivencia de los soldados.

La siguiente unidad es la Centuria, la espina dorsal de la legio, la organización básica de combate. Una centuria tiene aproximadamente unos… ¿Cuántos soldados diríais que tiene? La respuesta puede resultar algo decepcionante; una centuria contiene 80 legionarios. Sí, 80 legionarios, cuando acabéis de leer la entrada entenderéis por qué se afirma esto.

Pero aparte de eso, qué tiene la centuria que la haga tan especial, bueno la respuesta os la podéis imaginar, una centuria tiene… Un centurión, quizás la figura más significativa de la historia romana aparte de los emperadores.

Este centurión era el que mandaba en su centuria y lo hacía con mano de hierro… o mejor dicho, con bastón de madera, su uitis, una vara de madera de vid (de ahí su nombre) o de olivo que utilizaba para escarmentar a los legionarios que hicieran mal su trabajo. Este centurión imponía disciplina y ordenaba a las tropas en combate. Pobre de aquel soldado que se le ocurriera desertar si le pillaba el centurión (Uae desertoris!).

El centurión contaba  además con la ayuda de suboficiales como: el optio (de optione, opción del centurión), que ayudaba en la instrucción de los legionarios y en asuntos administrativos, el Cornicen (músico que transmitía a los legionarios las órdenes del centurión) o el Signifer (soldado que lleva el Signum, estandarte de la centuria), es curioso destacar lo importante que era mantener el estandarte con la centuria; pues si lo robaban, perdían prestigio en el ejército, algunos legionarios hasta afirmarían estar malditos.

lustración de Duncan Campbell donde se representa la figura del centurión (derecha) y la del optio (izquierda)

Ilustración de Duncan Campbell donde se representa la figura del centurión (derecha) y la del optio (izquierda)

Cada centuria estaba ordenada por filas y columnas:

  • Las columnas eran para rotar la primera posición continuamente, por lo que el legionario de la primera fila que se cansase o estuviera herido podía rotar con los compañeros de detrás.
  • Había tres filas, según la capacidad combativa, la edad y el armamento de cada legionario: la primera fila (más inexpertos) contenía los hastati, la segunda los principes y la tercera los triarii (los veteranos de guerra).[1]

Siguiendo el orden, la siguiente estructura sería el manípulo, es decir, el conjunto de 2 centurias unidas tácticamente, Esta  organización es propia de la república y se conservó durante poco tiempo en el imperio hasta su completa disolución. Su liderazgo era entregado tanto a centuriones de alta graduación como a tribunos. Los tribunii son unos oficiales de la orden ecuestre y senatorial (importantes cargos políticos en Roma) que se encargan de la administración de la legio en diferentes cuestiones como pueden ser: la contabilidad de bajas o la tesorería.

La unión de 3 manípulos (6 centurias) formaba la denominada Cohors o cohorte que representaba un cuerpo significativo de legionarios en la batalla, 10 cohortes (numeradas del I al X) formaban una legio, pero cabe destacar que la I Cohors solo contaba con 5 centurias pero que contaban con el doble de efectivos, esta cohors contaba con un Vexilium (estandarte de la cohorte), ahora procederemos a averiguar cuántos legionarios contenía una legión aproximadamente:

Como hemos dicho al principio, una centuria tiene 80 legionarios, basándonos en esto, un manípulo (que son 2 centurias) debería contener 160 legionarios, la suma de 3 manípulos (los que forman una Cohorte) contendrían 480 legionarios que multiplicados por 9 cohortes (de la II a la X) serían un total de 4320 legionarios, y si a esto le añadiéramos el total de la I cohorte (que ya hemos dicho que contenía 5 centurias de 160 legionarios cada una) que son 800 legionarios, en total una legio debería contener exactamente 5120 legionarios.[2]

Evidentemente, esta cifra variaría según las posibilidades de reclutamiento del momento o las bajas de la campaña militar, pero a priori, podemos concluir que una legio en el periodo Alto-imperial contendría 5120 legionarios.

Cada legio además contaba con un general, el Dux, que era el líder supremo del ejército, este dux podía ser el emperador (Imperator) o un cónsul, además de otras figuras importantes en la política de Roma. El general contaba con ayudantes diversos como por ejemplo: el legado, el aquilifer (portador del águila de la legión, el símbolo de la misma) si le era substraída el águila a la legión tenía que recuperarla a toda costa (parece que más que una batalla campal estos romanos jueguen al “atrapa la bandera”, pero tiene todo su sentido si se tiene en cuenta lo supersticiosos que eran). También existían cargos como el de Imaginifer (el que portaba la estatuilla del emperador que governara en el momento). Estos símbolos son representativos de cada legión.

Ficha esquemática de la Legio

Ficha esquemática de la Legio

La próxima entrada estará dedicada al armamento del legionario.

Miguel Cuesta Jiménez.

Para saber más:

  • Legionario. El manual (no oficial) del legionario romano. Philip Matyszak. Akal, Madrid, 2011. (este es sin duda el mejor libro que existe para introducirse en la legio romana)
  • El ejército romano. Adrian Goldsworthy. Akal, Madrid, 2010. (libro especializado para adentrarse una vez se tenga un conocimiento previo en la materia)
  • El ejército romano. Yann Lee Bohec. Ariel. 2006. (libro especializado para adentrarse una vez se tenga un conocimiento previo en la materia)
  • Guillem, Jose. Urbs Roma III (la religión y el ejército). (la parte de la legio se divide en los tres periodos típicos de Roma: Monarquía, República e Imperio)
  • www.legionesromanas.com (una web interesante para consultar este tema)

[1] Guillem, José. Urbs Roma III (la religión y el ejército).

[2] Lee Bohec, Yann. El ejército romano, editorial Ariel, 2006.

Advertisements